¡MOTÍVATE Y CORRE!

¡MOTÍVATE Y CORRE!

El artículo de hoy va dedicado a todos aquellos corredores que a veces les falta fuerza de voluntad para levantarse del sofá y salir a correr (sobretodo ahora que llega el frío…).

Si la motivación incrementa el compromiso, debemos pensar que cuanto más motivado esté un corredor mejor disposición tendrá para entrenar, cuidar su alimentación y realizar todas las tareas que requiere su preparación.

Hay que controlar, no obstante, que no ocurra que una motivación excesiva empuje al corredor a sobrepasar los límites de lo que es adecuado para su preparación. Es decir, tener mucha motivación es algo positivo, pero no debe llegar al límite de provocar sobreentrenamiento, impedir el descanso o la recuperación adecuados, o afectar negativamente a las relaciones personales con el entorno del corredor, entre otras posibles consecuencias negativas.

A continuación te daré unos consejos para aumentar la motivación y mejorar tu rendimiento:

  1. Establece objetivos reales: Ni muy complicados de alcanzar, ni muy fáciles. Es conveniente que busques lograr aquello que se adecúe perfectamente a tus verdaderas facultades. Es importante que seas sincero contigo mismo y que te mantengas dentro de los límites razonables.
  2. Busca condiciones favorables para entrenar: Las condiciones ayudan a que puedas mantener tu motivación durante todo el año. Las pistas o el lugar de entrenamiento, los compañeros, la relación con el entrenador, la distancia al lugar de entreno… son importantes para superar momentos duros.
  3. Mantén siempre tu depósito de motivación lleno: Puede haber periodos del curso deportivo en los que tu motivación esté más baja, pero para que tu rendimiento sea bueno durante toda la temporada tendrás que tener una dosis mínima de motivación para hacer tu entreno o competición “como toca” y buscar estrategias adecuadas para ello. Es importante plantearte objetivos que sean atractivos y estén lo suficientemente cercanos como para que tu nivel de motivación no disminuya.
  4. Anticípate a las dificultades: Procura estudiar los posibles contratiempos que te vas a encontrar tanto en entrenamientos como en competición, y ofrece soluciones para ellos antes de que ocurran. Así te sentirás más seguro, te afectarán mucho menos y evitarás el desánimo.
  5. Busca actividades alternativas al running: Es bueno entrenar duro, cuidarse y trabajar fuerte para mejorar pero no lo es tanto obsesionarse en exceso por correr, incluso esto último puede ser muy perjudicial. Es adecuado que busques actividades que te ayuden a desconectar (por supuesto no deben ser incompatibles ni perjudicar tu puesta a punto).
  6. Asegúrate de que vas consiguiendo metas: Sé consciente de tus logros, ya sean resultados (marca, puesto…) o bien un trabajo bien hecho. Siéntete orgulloso de lo que haces y no te centres únicamente en lo que deberías haber hecho o en cómo podías haber entrenado mejor.
  7. Valora tanto tus resultados como tu esfuerzo y tu trabajo: Es habitual centrarnos sólo en los resultados que conseguimos (o que no conseguimos) y no tanto en el proceso, es decir, en cómo competimos, cómo hemos entrenado, las decisiones que hemos tomado… Valora todo en su justa medida y mejora aquello que puedas mejorar, pero teniendo en cuenta todos los aspectos de tu trabajo.
  8. Recuerda por qué has realizado tus mejores marcas: Recuerda el esfuerzo que te costó hacer tus mejores marcas y no sólo el momento en que las conseguiste. Todo éxito viene a causa de un trabajo y es conveniente que lo recuerdes, tanto como para mejorar lo que hiciste como para que te sirva de modelo para lograr futuros éxitos.
  9. Analiza los errores de forma constructiva: Los errores ocurren y son una buena oportunidad para mejorar. Esta idea te ayudará a aceptar que todos cometemos errores y que son necesarios para que progresemos día a día.
  10. Diviértete haciendo lo que más te gusta: Entrenes y corras por el motivo que sea, siempre lo harás mejor con una adecuada dosis de diversión. Es cierto que, cuando tu nivel de competición es muy alto, es más difícil que puedas disfrutar con tu entrenamiento y tu competición, pero también lo es que, si consigues divertirte, tu rendimiento será mayor. Recuerda tus inicios, por qué te gusta correr, qué es lo que hace que disfrutes corriendo… y haz lo posible por mantener la esencia de tu deporte.

12027100_422846184591232_1235430122455116389_o-2

Jordi Barrio finalizando su 10km con una prenda de hokke.

Cristina Bernabé

Psicóloga Deportivo

Deja una respuesta

X