#NeverGiveUp #HokkēPLAYER #HokkēTEAM

La concentración en el deporte

la-atencion-y-la-concentracion-en-el-deporte

CONCENTRACIÓN

En el artículo de hoy vamos a hablar de la concentración en el deporte.

La concentración consiste en prestar atención a los aspectos adecuados en el momento preciso. Junto con las habilidades físicas, una fuerte habilidad mental es esencial para alcanzar un alto rendimiento. En ocasiones la mente es el instrumento que nos frena la mejora. Entorno a la competición intervienen varios factores que tienden a atraer tu atención, distrayéndote de cara a conseguir tu objetivo final. Creando unas sólidas bases de concentración puedes enfocar tu atención y pensar sólo en el rendimiento, ignorando las distracciones.

La confianza que se sostiene en el resultado es precaria y tiene un pronóstico desfavorable.

Si el objetivo central es el resultado, la concentración se cae porque intervienen múltiples variables que no se pueden controlar tales como: el contrincante, el árbitro, la suerte, etc.  El jugador se vuelve demasiado inestable, vulnerable y como consecuencia, las derrotas se vuelven más frecuentes. La mente centrada en el resultado genera jugadores deprimidos e irritados frente a la adversidad.

La concentración está en la entrega total en el juego, donde el control es absoluto y, como una consecuencia, aparecerán los resultados. Aquí el jugador se mantiene concentrado y sumergido en su esquema de juego. Se olvida de que hay un árbitro, compañeros con errores, no considera a los adversarios, ni a la tribuna, ni nada que le impida rendir al máximo. Un jugador cuya confianza superó el temor a perder, puede a cada instante del juego arriesgarlo todo pues se siente concentrado en lo que tiene que hacer y no busca excusas en terceros.

No gana el que quiere ganar sino el que realmente cree que va a ganar.

Podemos encontrar un alto nivel de desconcentración en el jugador inundado por emociones, ya que muestra una distracción constante frente a estímulos externos que limitan la puesta en juego de sus capacidades. Presenta cambios de ánimo muy bruscos y ciclos consecutivos de emoción muy alta, en donde el jugador se pone eufórico y luego se desploma anímicamente al recibir un punto en contra.  Esto perturba el desempeño del jugador o del equipo.

 

 

Cristina Bernabé

Psicóloga deportiva

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies